viernes, 25 de marzo de 2011

AULLIDOS EN EL CCAN


Lugar: Ccan (León). Hora: sábado, 21.00. Entrada: gratuita.

El Ccan acoge mañana sábado la presentación en León de la obra Beatitud, el homenaje que Vicente Muñoz y Nacho Escuín rinden a la generación Beat. En el libro, 33 escritores recrean la hazaña de Kerouac, Ginsberg y Burroughs. El resultado es un libro coral y variado en cuanto a su contenido, estética y forma, en el que cada autor ha aportado su punto de vista y enfoque sobre el fenómeno beat .

Diario de León, 25-3-2011.


Beatitud. Visiones de la Beat Generation es el homenaje que 33 autores de dos generaciones distintas realizan a través de sus textos a una de las más influyentes generaciones de las últimas décadas: la Beat Generation. Relatos, vivencias, impresiones... Literatura de calidad al servicio de una generación que se convirtió para muchos lectores y escritores en la puerta de entrada a una nueva forma no sólo de leer, sino también de entender el mundo. Hoy nadie duda de que Kerouac, Burroughs, Ginsberg, Corso o Ferlinghetti son clásicos de la literatura moderna.

1 comentario:

  1. En los cincuenta, a ritmo de Jazz, los Beatniks rechazaron los valores tradicionalmente instituidos y dejando el estatismo, llevaron una vida nómada.
    Un grupo literario sembró el escándalo en la América de postguerra, formando la llamada Generación Beat. Allen Ginsberg, Lawrence Ferlinghetti, Gregory Corso, William Burroughs y en un apartado especial encabezando la lista, Jack Kerouac, fueron los Padres de la Generación perdida. Compartieron viaje, kilómetros y conocimientos en vagones de trenes o en auto stop. Hace falta mencionar que la sociedad embadurnada de conservadurismo, les tachó de amorales y a "su música", Jazz, de infernal.
    El antiestablecimiento y el proceso de crisis se agudizó con la estúpida guerra de Vietnam. Ellos, los Beatniks, iniciaron un largo camino que aún hoy seguimos recorriendo. Rompieron esquemas y ofrecieron nuevas visiones. Unos murieron por las minas en la batalla, otros minados por el alcohol y el frío, vagabundeando por las calles testimoniales. La decadencia del movimiento no se acabó aquí. A mediados de los sesenta les sucedieron los Hippies. Hip venía a decir: sabio experimento, según la traducción en la jerga del Jazz negro. Aquello fue un intento de cambiar el Mundo. De ideología nihilista y utopista, platicando filosofías de Buda y de Cristo, el primer pacificador Hippie, cultivaron la tierra en comunas huyendo de las grandes ciudades, buscando el primitivismo de lo esencial y puro principio de la Madre Naturaleza, reencontrando las costumbres de los indios americanos. La realeza de las tribus pioneras en esas tierras, hasta que el hombre blanco se las arrebató, haciéndoselas suyas.
    - Extraido de la novela "El reflejo de los sueños en lunas rotas (perdido en la eterna oportunidad)" de Joaquim Bertran Canut
    Abrazos de carretera, en este asfalto derretido

    ResponderEliminar